SUSCRIBASE
Reciba mensualmente
“Temas de Planificación”
(por mail, sin cargo)

Temas de Planificación nº 84
La Auditoría Interna
El ambiente de control interno es un factor clave para el éxito de una organización. Mantener circuitos eficientes y con controles correctamente instaurados en los puntos críticos es muy importante. El monitoreo periódico contribuye a detectar debilidades que atenten contra el adecuado funcionamiento de los controles y den lugar a riesgos que potencialmente deriven en pérdidas no deseadas.
OBJETIVO DE LA AUDITORÍA INTERNA
Según una definición aprobada por la Junta de Directores de The Institute of Internal Auditors (www.theiia.org), “la auditoría es una actividad independiente y objetiva de aseguramiento y consulta, concebida para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización. Ayuda a la organización a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la eficiencia de los procesos de gestión, control y gobierno”.

NUESTRA PROPUESTA
De acuerdo con las necesidades de cada cliente, presentamos diversas alternativas de servicios que abarcan desde un acompañamiento permanente de la gestión a través de un Plan de Auditoría Interna, como así también la ejecución de pruebas específicas sobre determinados procesos o puntos de control que deseen ser monitoreados en particular en un determinado momento:
Realización de auditorías internas integrales de circuitos y procesos, analizando las políticas y procedimientos llevados a cabo para la aprobación, autorización, verificación, reconciliación, revisión de operaciones, seguridad de los activos y segregación de responsabilidades.

Pruebas específicas puntuales (algunos ejemplos: arqueos, pruebas de integridad sobre facturación, control de inventarios, auditorías de seguridad física, análisis de adecuación en niveles de autorización o acceso a transacciones).

Mapeo de riesgos e identificación de oportunidades de mejoras o reingenierías en los circuitos para incrementar el control.

El desarrollo de la tarea se llevará adelante siguiendo un plan de trabajo que contendrá las etapas que se describen a continuación y que se ajustarán al alcance del trabajo solicitado tanto en relación a su profundidad como extensión:

Etapa 1: FIJAR EL ALCANCE Y LOS OBJETIVOS DE LA TAREA DE AUDITORÍA
Para ello, es necesario conocer aspectos relevantes de la organización, o del proceso que desee ser auditado, para planificar la actividad a desarrollar. Aún en el caso de la ejecución de pruebas puntuales, es necesario un mínimo desarrollo de esta etapa.

Un adecuado conocimiento de las políticas, procedimientos internos y prácticas utilizadas, como así también la ausencia de alguno de estos elementos, contribuye a identificar actividades auditables. Asimismo, es necesario estar al tanto de las unidades organizacionales, sus funciones, aspectos del personal, sistemas de información manuales o computarizados y analizar datos a partir de los estados contables y financieros, entre otras tareas preliminares.

Las tareas de auditoría deben establecerse basándose en los riesgos, a fin de determinar prioridades.

El riesgo es la probabilidad de que un hecho o acción adversa pueda afectar negativamente a los objetivos de la organización.
El riesgo debe ser administrado a través de controles eficientes y eficaces, subsistiendo siempre un nivel de riesgo que la organización debe conocer y definir como aceptable, ya que económicamente resulta imposible eliminar totalmente los riesgos.

Las fuentes a utilizar para conocer los riesgos y asignar las prioridades de las tareas a realizar pueden ser: - Entrevistas con la dirección de la organización.
- Entrevistas con otros profesionales que dan soporte a la organización (contadores, abogados, asesores).
- Consideraciones de leyes y contratos aplicables a la actividad de la organización.
- Análisis de los datos operativos y financieros.
- Tomar conocimiento de temas de control interno detectados previamente. - Analizar las tendencias de la economía y de la industria.

Etapa 2: EJECUCIÓN DEL TRABAJO DE CAMPO
Una vez definido el alcance y los objetivos de la tarea a llevar adelante, se establece un programa y se define el trabajo de campo a realizar.
El trabajo de campo incluye la ejecución de pruebas sustantivas y el arribo a conclusiones como consecuencia del resultado de dichas pruebas. También en esta etapa se determinan las exposiciones a riesgos, la existencia o no de controles que ayuden a mitigarlos, y se testea el funcionamiento de los controles.

Etapa 3: PRESENTACIÓN DE INFORMES A LOS RESPONSABLES
Al final del trabajo, o en momentos intermedios de su ejecución, se presenta a los responsables un informe con los resultados de la tarea de Auditoría.
El contenido resalta, además, las debilidades identificadas sobre las que la organización debe trabajar. También contiene las recomendaciones o propuestas de mejora a instaurar que a juicio del auditor serían las más adecuadas y beneficiosas para incrementar el grado de control interno.

El Informe es el producto de la tarea de Auditoría y constituye una herramienta de gestión para los responsables.

Una vez finalizadas las tareas de Auditoría, puede optarse por continuar con un servicio de implementación y seguimiento de planes de mitigación de riesgos y de resolución de incidencias.

CAPS Consultores: caps.com.ar- Director Leonardo Glikin
CAPS Empresa & Familia Consultores: caps-empresas.com.ar Protocolo Familiar CAPS Heredantes Consultores: caps-heredantes.com.ar CAPS Exiting Consultores - dejar la pyme: exiting.com.ar CAPS Parejas Consultores: caps-parejas.com.ar
 
Buenos Aires, República Argentina - Tel.: (54 11) 4371-3232 - comunicaciones@caps.com.ar