SUSCRIBASE
Reciba mensualmente
“Temas de Planificación”
(por email, sin cargo)


BIBLIOTECA DE TEMAS
Categorías


Temas de Planificación nº 94
Protocolo Familiar: una decisión para anticiparse al conflicto
Cuando el Grupo Parra decidió reencauzar los liderazgos empresarios incorporando a la tercera generación sabía que se enfrentaba a un enorme desafío. Priorizando siempre la unidad de la familia acudió a CAPS - Empresa & Familia para la elaboración de un Protocolo Familiar con el fin de evitar conflictos en el futuro.
El Grupo Parra es una empresa típica de familia, integrada por seis hermanos y la madre, que está por cumplir 50 años. El padre, Luis Ambrosio Parra, fallecido en 1996, era médico. Inicialmente fundó la Clínica Parra en Rafaela, Santa Fe, acompañado por su esposa, que desempeñaba tareas como secretaria y enfermera.

En 1981, la clínica se mudó a su actual ubicación, en un edificio con mejor infraestructura ubicado en el centro de la ciudad. Las antiguas instalaciones se remodelaron completamente y, en 1994, se convirtieron en el Hogar Geriátrico Modelo “San Francisco de Asís”.

En 1998, la empresa de familia construyó otro emprendimiento: el Parra Hotel y Suites, un establecimiento de jerarquía que, si bien pertenecía al sector turístico y no al de salud, compartía valores con los otros emprendimiento de los Parra: la priorización del servicio y de la atención al público. Hace cinco años, otra incursión en un rubro nuevo: la adquisición de la franquicia de la firma Cardón de indumentaria para Rafaela. La estrategia de esta empresa les parecía coherente con la historia de su familia.

“Mi padre era muy trabajador, con un gran sentido de compromiso y solidaridad, y una de sus virtudes fue formar una familia que se mantiene unida a lo largo del tiempo, incluso después de su muerte. Era muy visionario y emprendedor, características que heredamos sus hijos”, cuenta Oscar Parra, presidente del Parra Hotel y Suites.

El fallecimiento de Luis obligó a reencauzar los liderazgos empresarios. Los hijos (tres varones y tres mujeres) querían sumar a la empresa a la tercera generación: los 15 nietos del fundador, muchos profesionales en distintas disciplinas. La segunda generación promedia los 50 años y la tercera supera los 20.

Más vale prevenir que curar
Contemplando esta nueva etapa de la empresa y priorizando la unidad familiar, los Parra consideraron que era el mejor momento para analizar tranquilamente un Protocolo Familiar que integre a la tercera generación.

Advirtieron que debía mediar en las diferencias un tercero que moderara la discusión. Recurrieron al Dr. Leonardo Glikin, presidente de CAPS - Empresa & Familia en busca de asesoramiento, para avanzar con los cambios propuestos y evitar cualquier situación de conflicto a futuro.

“Elegimos CAPS - Empresa & Familia porque el Dr. Glikin había dado algunas conferencias en el Centro Comercial e Industrial de Rafaela, organización que presido”, señala Oscar Parra. “Tuve la oportunidad de escucharlo y conocerlo, y para los que somos del interior, que alguien de Buenos Aires que brinda este tipo de asesoramiento se acerque a nuestra zona es muy valioso, más si viene a ofrecer sus servicios a nuestra región típicamente de empresas familiares”.

En el primer encuentro con el Dr. Glikin, los Parra coincidieron en que su mirada sobre el tema empresas de familia era acertada y profesionalizada. Lo convocaron entonces para la elaboración de un Protocolo Familiar, un proceso de trabajo anual que respondía a la esencia de la familia Parra de fijarse objetivos de capacitación o de organización y de prevenir situaciones de conflicto.

Según Glikin, “el Protocolo Familiar Empresarial (también llamado ‘Constitución Familiar’) es un instrumento con valor moral y legal donde se acuerdan las cuestiones trascendentes para la familia empresaria, tales como criterios para la incorporación de familiares y para su desvinculación, sistemas de remuneración, decisión de si intervendrán o no los parientes políticos, pautas de inversión en el propio negocio o en el desarrollo de otros, sucesión o mecanismos para la resolución de conflictos, entre otros”. El experto agrega que “Lo importante no es sólo el instrumento sino, fundamentalmente, el proceso de diálogo, los acuerdos y los cambios de costumbres que lo preceden, lo que implica abrir un camino de entendimiento hacia una empresa más exitosa y una mayor calidad de vida. Por eso, el Protocolo es la coronación de un proceso que se desarrolla a lo largo de un tiempo”.

Durante el diagnóstico inicial, Glikin detectó que “Oscar Parra tenía un gran desafío: poder mantener unida a la familia en la tercera generación y dar espacio para que la mayor parte de sus integrantes pueda participar en los desarrollos empresariales del Grupo, dando un aporte de valor”. Para ello, era necesario trabajar sobre la organización empresarial. El objetivo entonces fue que cada miembro de la tercera generación supiera que es tenido en cuenta por la familia, que no se trata sólo de la familia primaria, sino que se considera el conjunto de tíos, tías y primos. De este modo, el sueño de los fundadores, el Dr. Parra y su esposa, quedaría plasmado en una organización consolidada y en permanente búsqueda de la excelencia.

En todos los encuentros se trabajó con los tres hermanos, con dos de las tres hermanas (una no participa activamente, porque vive en otra ciudad) y la madre. Cada cierto tiempo se hacía una reunión con los jóvenes de la tercera generación y hasta con los gerentes y los asesores externos, para que la gestión de CAPS - Empresa & Familia se viera complementada con la operación cotidiana.

El Protocolo se llevó a cabo en un año entre las discusiones y su confirmación. Oscar Parra asegura que desde que trazaron el plan, hace un año y medio, el proceso se puede considerar exitoso. “Una de las claves fueron las entrevistas personales que realizó Glikin, en las que cada uno podía expresar con total sinceridad determinadas opiniones que delante de todos le costaría mucho más manifestar. Particularmente con los integrantes de la tercera generación, de encontrarnos en reuniones familiares pasamos a establecer desayunos de trabajo para informarles que tomen la posta del negocio y les transmitimos que habíamos contratado un Protocolo Familiar para que los acuerdos fueran en forma prolija”, señala.


La celebración del éxito
Para Oscar Parra, el trabajo de Glikin fue decisivo a la hora de ayudarlos a mantener la unión familiar. “Poder exponer formalmente la cuestión de los cambios en los liderazgos empresarios y que todos tuviéramos el compromiso de confirmarlo fue realmente acertado", destaca.

Glikin, por su parte, agrega que “todos los integrantes de la familia Parra son muy trabajadores y están bien predispuestos. Lo que hicimos fue una pequeña siembra y brindarles herramientas para que, si en algún momento se plantea algún conflicto, tengan los recursos para enfrentarlo”.

A diferencia de lo que ocurre con las empresas de urbes más importantes, Glikin considera que las del interior se toman más tiempo y dedican más energía a estos desarrollos que tienen un gran valor simbólico y ayudan a prevenir y resolver conflictos. Las que se deciden a dar el paso es porque “quieren evitar que les vuelvan a ocurrir situaciones desagradables, tanto a nivel de relaciones personales como de situaciones empresariales”, señala Glikin, para agregar luego que “si no han pasado por este tipo de conflictos, desean que nunca les ocurra lo que les pasó a otros. Todos tienen el deseo de consolidar la empresa y de convertirla en un espacio cada vez más poderoso para la contención y el desarrollo de las familias”. El propio Glikin reconoce, en este caso, haber trabajado intensamente para que los Parra se consolidaran como grupo económico, a fin de sostener y acrecentar el patrimonio material y espiritual de la familia, para que el esfuerzo de los fundadores y sus continuadores se consolide en el tiempo a través del trabajo de las nuevas generaciones.

Oscar Parra admite que “el mayor beneficio fue haber debatido con total libertad y respeto entre todos los familiares”. El ejecutivo destaca que no buscaron este asesoramiento con un problema encima, sino avizorando la complejidad de una empresa de familia y anticipándose a un posible desacuerdo. “Es reconfortante saber que ante un conflicto, hay algo escrito que se estableció de común acuerdo y asumimos respetar”, concluye.

CAPS Consultores: caps.com.ar- Director Leonardo Glikin
CAPS Empresa & Familia Consultores: caps-empresas.com.ar Protocolo Familiar CAPS Heredantes Consultores: caps-heredantes.com.ar CAPS Exiting Consultores - dejar la pyme: exiting.com.ar CAPS Parejas Consultores: caps-parejas.com.ar
 
Buenos Aires, República Argentina - Tel.: (54 11) 4371-3232 - comunicaciones@caps.com.ar