SUSCRIBASE
Reciba mensualmente
“Temas de Planificación”
(por mail, sin cargo)

Temas de Planificación nº 118
Autor: Dr. Leonardo J. Glikin
Dr. Leonardo J. Glikin Abogado, consultor en Planificación Patrimonial y Sucesoria, presidente de CAPS Asociación Civil, autor de "Pensar la Herencia"; "Matrimonio y Patrimonio"; "Exiting, el arte de dejar la empresa sin dejar la vida" y "Los hermanos en la empresa de familia". Director del newsletter "Temas de Planificación”. Director de CAPS Consultores. www.leonardoglikin.com.ar
Planificar en Tiempos de Incertidumbre
Mientras en Estados Unidos explotaba la burbuja inmobiliaria, en el mundo financiero se hacía famoso Nassim Taleb, un matemático de origen libanés que en 2007 publicó “El Cisne Negro”, un libro metafórico para explicar que cualquier evento es una sorpresa (para el observador) y puede tener un gran impacto.
Después de que el hecho ocurre, el evento es racionalizado, y entonces creemos (sólo creemos) que podríamos haberlo previsto.
Dice Taleb: “el pavo cree que el carnicero es su amigo… hasta la noche antes del Día de Acción de Gracias”.
Con esto, ejemplifica que lo que damos por cierto (en el caso del pobre pavo, su concepto respecto del carnicero) es, simplemente, una creencia, pero que la historia está plagada de situaciones en las que lo que todos esperaban que ocurriera fue barrido por una nueva realidad.

Ah, entonces, si nunca sabemos lo que va a ocurrir, ¿no debemos pensar en el futuro? ¿no debemos ser previsores de nuestros actos y decisiones, porque, total, como decía el inmortal Fontanarrosa, “uno nunca sabe”?
Por el contrario: debemos pensar en el futuro, y planificar nuestras acciones... simplemente sabiendo que hay un margen inmanejable, que puede dar como resultado algo totalmente distinto.
Ese margen no debe inhibirnos de planificar: antes bien, debe inducirnos a hacerlo, pero dejando a salvo la posibilidad de que ocurran situaciones no previstas. O sea, planificación flexible, que incluya una previsión (a la que podemos llamar “plan B”) para el caso de que algunos datos de la realidad varíen de manera imprevista.

No planificar, simplemente porque vivimos tiempos de incertidumbre, puede ser una conducta suicida, y la verdadera base de nuestro perjuicio posterior. Veamos por qué.
Si creemos que en algunos momentos sabemos lo que va a ocurrir, nos sentimos dispuestos a planificar; en cambio, si no nos podemos imaginar el futuro (es decir, si estamos frente a un futuro que nos resulta incierto) estamos menos dispuestos a planificar.
Este artículo es un llamado a modificar esa conducta, y entender que la mayor incertidumbre no es razón para no planificar, sino, en todo caso, para prevenir que pueden producirse mayores desvíos en los resultados.

A continuación, un listado de las cuestiones que dependen de nosotros, y que, si nos ocupamos de ellas, nos permitirán una mejor calidad de vida, con mayor tranquilidad y sensación de cuidado de lo que realmente nos importa: nuestra familia, nuestros proyectos, nuestros intereses. Cuestiones, en definitiva, en las cuales planificar es necesario, incluso en tiempos de incertidumbre.

1. ANÁLISIS DE LA CONTINGENCIA ECONÓMICA FRENTE AL PATRIMONIO: en particular cuando se producen cambios muy significativos en la economía, tanto nacional como mundial, es necesario adaptar las grandes decisiones a la realidad vigente.
En este sentido, mucha gente está adoptando medidas que implican una repetición mecánica de conductas del pasado, y ello puede resultar totalmente equivocado.

2. ANÁLISIS DE LA CONTINGENCIA ECONÓMICA FRENTE A LA EMPRESA: un análisis fino, detallado, particularizado, de las consecuencias del contexto económico en la realidad empresarial de cada uno, es la clave para no achicarse por un simple miedo generalizado, ni continuar las mismas acciones diseñadas para otro contexto, cuando éste cambió.
Más que nunca, resulta necesario analizar las fortalezas y debilidades de la empresa, y ponerlas en relación a las amenazas y oportunidades del contexto. Sólo de esa manera se encontrarán las medidas más adecuadas al tamaño de la empresa y las expectativas de sus integrantes.

3. MEDIDAS DE PLANIFICACIÓN SUCESORIA:
TESTAMENTO: ¿ha pensado Ud. en el panorama que se presentaría en caso de que Ud. falleciera de manera prematura? Hacer un testamento no es solamente disponer que tales o cuales bienes pasen a determinada persona. Testar es también testear el patrimonio y los afectos. Por lo tanto, el desafío consiste en imaginar el escenario que se plantearía sin la propia presencia física, y preguntarse:
- ¿quiénes se verían afectados por mi desaparición?
- ¿qué puedo hacer para protegerlos?
- ¿cómo puedo evitar conflictos entre ellos?
- ¿qué debería hacer para ser, no igualitario – para eso ya está la ley – sino equitativo?
Es posible que el testamento no sea el instrumento único para lograr esos objetivos, pero es un buen comienzo, porque permite empezar a pensar en todo el cuadro de situación.
Quizás, a partir de estas preguntas movilizadoras, sea factible encontrar otras respuestas, en el marco de la Planificación Sucesoria global.

TESTAMENTO VITAL: se trata de un instrumento novedoso, que permite prever las consecuencias de una enfermedad irreversible, o de una situación de pérdida de conciencia y, por lo tanto, establecer qué límites deseamos frente a los tratamientos médicos, en particular en una época en que se corre el riesgo de una vida extendida mecánicamente, pero sin las condiciones de conciencia y calidad mínimas, como para que ello sea deseable. El testamento vital permite garantizar la muerte digna.

SEGUROS DE VIDA: ¿qué daños sufrirían nuestros afectos más cercanos, o nuestros proyectos, en caso de nuestra ausencia física? Es muy importante tomar en consideración que, a partir de cierto deterioro en la salud, una persona puede ser no asegurable, lo que hace tan importante contratar un seguro cuando se está en buenas condiciones físicas y mentales.

SEGUROS PARA EL CUIDADO EN EL LARGO PLAZO: los costos de mantenimiento de la salud a largo plazo son cada vez mayores y, como también han aumentado las expectativas de vida, es necesario prever las consecuencias de una vida extensa sin los recursos económicos suficientes para afrontarla. Por ello, existen diversas soluciones, que permiten garantizar las condiciones materiales de existencia.


CONCLUSIONES
- Evitemos las profecías auto-cumplidas. Si creemos que todo va a andar mal, estamos en lo cierto. Si creemos que haciendo lo adecuado, no todo va a andar mal, también estamos en lo cierto.

- Así como los artistas dicen “el espectáculo debe continuar”, podemos pensar que nuestros sueños, nuestros deseos, nuestros objetivos, tienen que seguir vigentes más allá de los avatares de una coyuntura.

- La Planificación Patrimonial, Sucesoria y Financiera es el método adecuado para encontrar las mejores respuestas frente a la realidad planteada, y lograr que nuestras acciones constituyan una aplicación a medida, para la preservación de nuestro patrimonio y el éxito de nuestros proyectos, en nuestro propio beneficio y de las personas que queremos. Aun en tiempos inciertos.

CAPS Consultores: caps.com.ar- Director Leonardo Glikin
CAPS Empresa & Familia Consultores: caps-empresas.com.ar Protocolo Familiar CAPS Heredantes Consultores: caps-heredantes.com.ar CAPS Exiting Consultores - dejar la pyme: exiting.com.ar CAPS Parejas Consultores: caps-parejas.com.ar
 
Buenos Aires, República Argentina - Tel.: (54 11) 4371-3232 - comunicaciones@caps.com.ar