SUSCRIBASE
Reciba mensualmente
“Temas de Planificación”
(por email, sin cargo)


BIBLIOTECA DE TEMAS
Categorías


Temas de Planificación nº 107
Autor: Dr. Leonardo J. Glikin
Dr. Leonardo J. Glikin Abogado, consultor en Planificación Patrimonial y Sucesoria, presidente de CAPS Asociación Civil, autor de "Pensar la Herencia"; "Matrimonio y Patrimonio"; "Exiting, el arte de dejar la empresa sin dejar la vida" y "Los hermanos en la empresa de familia". Director del newsletter "Temas de Planificación”. Director de CAPS Consultores. www.leonardoglikin.com.ar
Se abrió el debate sobre las Convenciones Prenupciales
Luego de su presentación en el mes de marzo de 2012, el Anteproyecto de Código Civil está siendo objeto de debate en diversos ámbitos académicos y políticos.
Entre las importantes novedades que plantea, se encuentran las convenciones prenupciales.
Como un aporte a ese debate, publico la ponencia que presenté en las Jornadas sobre el Anteproyecto de Reforma del Código Civil, que tuvo lugar en la Facultad de Derecho, UBA, los días 23 y 24 de abril de 2012.
LOS ALCANCES DE LAS CONVENCIONES PRENUPCIALES
SÍNTESIS:
» Las convenciones pre-nupciales deberían permitirse para cualquier cuestión que deseen pactar los cónyuges, siempre y cuando no sean contrarias al orden público.
» La proliferación de convenciones pre-nupciales acerca de cuestiones diversas aumenta la posibilidad de diálogo y conocimiento recíproco de los contrayentes, lo que permite adquirir mayor conciencia para un acto tan trascendente para la vida de cada persona y su familia, como es el matrimonio.
» Proponemos que en el segundo renglón del art. 446 se suprima la palabra “únicamente”, y que al final del artículo se agregue, como inciso e) lo siguiente: “toda otra cuestión relativa a su vida matrimonial, siempre y cuando no resulte violatoria del orden público”.
» Proponemos que se suprima el art. 447.
FUNDAMENTACIÓN
Una de las importantes funciones del Derecho es la de promocionar conductas (Bobbio, Norberto, en “Sulla Funzione Promozionale del Diritto”, Rivista Trimestrale di Diritto e Procedura Civile, XXII, 4, 1969, p 1313-1320).

En el campo de las relaciones de familia la promoción de conductas tiene un valor especialmente significativo, ya que, tal como plantea la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Entre las conductas a promocionar se encuentran, entre otras:

El compromiso con el bienestar y la felicidad de sus integrantes.
El apoyo solidario entre sus miembros.
La generación del ámbito adecuado para el crecimiento material y espiritual de quienes la componen, y en especial de los descendientes.
La incorporación de principios y valores compartidos, que den un sustento moral a la vida en sociedad.

Los modos de lograr esos verdaderos fines familiares son múltiples pero, en todos los casos, la búsqueda de consensos ocupa un lugar primordial, y es uno de los mecanismos idóneos para evitar, prevenir y resolver conflictos.
Cuando analizamos las causas del fracaso de los proyectos matrimoniales, la falta de conocimiento entre los contrayentes, la ausencia de diálogo y las expectativas incumplidas (muchas veces originadas en una idealización del otro, y no en su conocimiento cabal) ocupan un lugar fundamental.

Por lo tanto, todo esfuerzo que se realice para fomentar ese diálogo y ese conocimiento recíproco habrá de redundar en mayor comprensión y aceptación de las conductas del otro, y también, sin duda, en el abandono a tiempo de proyectos matrimoniales condenados al fracaso.

En tal sentido, el hecho de que el art. 446 del Anteproyecto limite las convenciones prenupciales a 4 ítems de carácter estrictamente patrimonial, implica desaprovechar una magnífica oportunidad para darle a la sociedad una herramienta que permita a las personas adoptar conductas de mayor madurez y compromiso compartido con metas y pasos para lograrlas.

En síntesis, proponemos que en el segundo renglón del art. 446 se suprima la palabra “únicamente”, y que al final del artículo se agregue, como inciso e) lo siguiente: “toda otra cuestión relativa a su vida matrimonial, siempre y cuando no resulte violatoria del orden público”. Asimismo, proponemos que se suprima el art. 447, para dar lugar, precisamente, a la generación de otros acuerdos por parte de los futuros contrayentes.

Así, se legitimará que los futuros contrayentes discutan y acuerden puntos tales como:
Lugar donde residirán, y criterios para definir un cambio.
Restricciones a la mudanza junto con los hijos menores, a una distancia significativa del lugar donde hubiera estado fijado el hogar conyugal.
Pautas respecto de la utilización del dinero (en cuanto a gasto, inversión, ahorro, etc.).
Definición del nivel de vida al que aspiran, y la inversión de tiempo y esfuerzo a que están dispuestos a fin de alcanzarlos.
Acuerdos respecto de la manera de recomponerse materialmente en caso de separación, a través de fórmulas colaborativas y no confrontativas, entendiendo que no siempre la fijación de una cuota alimentaria es el mecanismo idóneo para que una persona genere oportunidades de ingresos y pueda auto-sustentarse, sino que probablemente requiera un tipo de colaboración en particular, atendiendo a las condiciones materiales y de relaciones sociales de cada uno de los cónyuges.
Criterios respecto de la participación de los integrantes de las respectivas familias en la crianza de los hijos.
Criterios respecto de educación religiosa y/o en valores morales para los hijos.
Designación de consejeros familiares, por consenso entre los contrayentes, para intervenir en casos de crisis matrimonial.
Declaración de la visión y los valores en base a los cuales los contrayentes deciden unir sus destinos.

Para quienes conciben al Derecho, exclusivamente, como un sistema de normas coactivas, se podría sostener que esta clase de acuerdos sería de difícil ejecución, y que, en muchos casos, podrían resultar inaplicables, porque muchos de los ítems que serían materia de acuerdos prenupciales no causarían estado, y porque, respecto de algunos puntos, no sería posible sustraer el caso concreto a la decisión judicial, en particular cuando está involucrado el interés de menores de edad.

Todo ello es cierto. Sin embargo, el hecho de tener la oportunidad de elaborar un instrumento con valor no sólo legal, sino fundamentalmente moral, da a los futuros cónyuges una oportunidad valiosísima de conocerse más profundamente, y de tomar al matrimonio como un acto trascendente.
Para que la planificación no se limite a la elección de un salón y un menú para la fiesta, de la ropa y la música para vivir un momento inolvidable pero efímero, sino que se extienda a todas las cosas que realmente importan para una convivencia enriquecedora y sustentable.
  CAPS Consultores: caps.org.ar- Director Leonardo Glikin
CAPS Empresa & Familia Consultores: caps-empresas.org.ar CAPS Heredantes Consultores: caps-heredantes.org.ar
CAPS Exiting Consultores - dejar la pyme: exiting.com.ar CAPS Planificación Financiera Consultores: caps-financialplan.org.ar
CAPS Buen Divorcio Consultores: buendivorcio.com.ar CAPS Parejas Consultores: caps-parejas.org.ar
  Centro de Formación Pymes
Pensar el presente con visión de futuro

Actividades in company en todo el país, y en nuestra sede.
CasaCaps - Centro de Formación Pymes
Buenos Aires, República Argentina - Tel.: (54 11) 4371-3232 - comunicaciones@caps.com.ar