SUSCRIBASE
Reciba mensualmente
“Temas de Planificación”
(por email, sin cargo)


BIBLIOTECA DE TEMAS
Categorías


Temas de Planificación nº 73
Autoras: Dra. Flavia Frejman y Débora Grätzer.
Acción vs. postergación: Cuando todavía queda mucho del día
Mutilados por la postergación, muchos hombres y organizaciones ven desperdiciadas sus capacidades y talentos.
¿Cómo poner fin a este mecanismo? ¿cómo darse el permiso de la acción que conlleva la libertad? ¿cómo despojarse de la pesada inercia?
Una mirada al Diccionario de la Real Academia Española nos informa que postergar quiere decir: “hacer sufrir atraso, dejar atrasado algo, ya sea respecto del lugar que debe ocupar, ya del tiempo en que había de tener su efecto” y que procrastinar es, nada más ni nada menos que “diferir, aplazar”.
Curioso resulta que, tanto en nuestra vida como individuos como en la actividad de las empresas, gestemos sueños y una visión a alcanzar que inicialmente nos movilizan e impulsan nuestra entusiasta energía creativa, para luego desvanecerse cuando nos dejamos envolver, inertes, por el cruel reinado de la procrastinación.

Encubierta tras máscaras que son más bien vanas excusas –como por ejemplo la “eterna reflexión que nunca llega a conclusión”- ejerce su dominio la postergación y resulta imposible encaminarse a producir la solución para resolver un problema que arrastramos o dar los pasos para alcanzar una meta anhelada.

La planificación es una actividad que muchas empresas y familias no están habituadas a llevar a cabo. Planificar no consiste simplemente en ordenar las tareas, sino que se trata de un ejercicio mucho más profundo, activo y comprometido, que debe estar seguido de la implementación para resultar eficaz.
En la previsión y la prevención que conllevan una adecuada planificación se conjugan los deseos (materiales, emocionales o espirituales) de un grupo de personas como horizonte a lograr, contextualizados con el estado de situación que nos brinda la realidad. Sin embargo, una mirada a la aparentemente titánica tarea de enfrentar el cambio nos puede provocar el suficiente malestar como para “procrastinar”. Entonces retrocedemos abandonando la posición de sujetos que van felices en busca de la concreción de un deseo o proyecto, para convertimos en objetos pasivamente librados a la inacción y al malestar.

El término que nos ocupa, se aplica comúnmente a la sensación de acentuada ansiedad generado ante una tarea pendiente de resolución. Lo que se “procrastina” puede ser percibido como desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso, aburrido o estresante. Mas lo que no se advierte es que esta postergación sólo consigue incrementar la ansiedad y la frustración alejándonos de nuestra meta.

La desconfianza crónica en aquellos que pueden ayudarnos, el descreimiento como hábito de vida, las diferentes formas del pesimismo, la inercia que muchas veces encubre el temor al éxito, nos instalan en la resignada “costumbre” del malestar en el que estamos de alguna manera acunados, ante el temor de lo desconocido.
Así nos quedamos, amparados bajo la autojustificación y la excusa de la aparente “prudencia” a la espera del momento oportuno, seguramente mejor, absolutamente irreal e idealizado, en el que todo será más fácil…. “más adelante”, “algún día”.

Al poner sobre la mesa la visión del futuro que queremos alcanzar, podemos sentir miedo al fracaso (una convicción de destino trágico, o de sufrimiento que nos erige ya antes de actuar, en “perdedores” como una profecía autocumplida). Mirar hacia adelante puede hacernos sentir abrumados, ya sea por la cantidad de cosas que implican cambiar el rumbo, la responsabilidad que conlleva y el impacto que los cambios tendrán sobre el entorno. Paradójicamente, la elección termina siendo permanecer en la insatisfacción de “aguantar” aquello que no nos gusta. Así es como, una vez instalada la procrastinación (el perpetuo dejar para después), comienza la parálisis que conduce a una muerte lenta ya sea de nuestros sueños como individuos, los de una familia o los de los fundadores de una empresa y de todos quienes son partícipes de su destino.


¿Cuál es el resultado de la postergación enraizada en la conducta de quienes tienen a su cargo la dirección de una empresa?
El aplazamiento de la resolución de los problemas. Peor aún: el incremento de los problemas que, lejos de estabilizarse, tienden a multiplicarse y agravarse como una plaga. La persona o la organización se “enquistan”, sobreviven sin voluntad, y sin accionar en pos de resolver los problemas que los aquejan.
El empresario que deja que su organización esté ganada por el desorden, por los manejos poco profesionales, por deficiencias en la comunicación, por el dominio de los ineptos, por la falta de profesionalización, entre otros muchos males, y aplaza de modo crónico acciones y decisiones fundamentales, sabe mucho de esto y del callejón sin salida que significa contentarse con la seguridad del “dejar las cosas como están”.
El precio es muy alto. Lo paga él, su familia, la organización toda, hasta sus descendientes. Vale la pena reflexionar.

Son esta inacción y falta de previsión las que pueden ponernos repentinamente de cara con lo inevitable: el estancamiento de la organización, el vacío de soluciones ante el fallecimiento o incapacidad de un familiar o de una persona clave de la empresa, una deuda acuciante, magros resultados económicos, la enemistad de dos socios…una onda expansiva que todo lo cubre.

¿Tiene solución este mal que aqueja a tantos? ¿tenemos a quién pedir la ayuda adecuada? ¿hemos acudido a expertos que pudieran colaborar, orientarnos y asistirnos o nos encerramos en nuestra única mirada de la situación? ¿realmente hemos querido -hasta este momento- solucionar el problema? ¿Nos dimos el permiso de hacer algo por nuestra organización?

En el séptimo arte también se procrastina, pero nosotros podemos cambiar el final.

En la emblemática película “Lo que queda del día” (The Remains of the Day), su autodestructivo personaje protagónico resulta muy ilustrativo: escudado en la postergación, el correcto y rígido Primer mayordomo Mr. Stevens deja pasar al amor de su vida, llegando a negar e intentar no sentir ni registrar la necesidad del amor. Se autoengaña, cumple mecánica y obedientemente con su rutina, actúa como inerte víctima de su destino: “Total la vida es así, nada puede cambiar”.
Tristemente, aquella muchacha parte para casarse con otro hombre. Es entonces cuando se da cuenta del amor perdido y de que la joven a la que tantos años amó en silencio, esa sencilla y atractiva ama de llaves a la que tuvo tan cerca y de la que vivió enamorado sin jamás decirle nada ni responder a sus intentos de acercamiento, se ha ido.
Cuando Mr. Stevens reacciona y se replantea su vida, solicita el retiro de su metafórica función de mayordomo que le permitía mantener las cosas “en orden”, inalteradas, sin movimiento, quietas en su lugar.

Ya es demasiado tarde, lo que queda del día no le alcanza para reparar esa deuda consigo mismo. ¿Y si lo hubiera intentado? Durante toda su vida postergó actuar, decidir, preso de un temor enorme y oculto. Nunca se comprometió con su deseo. El protagonista nada puede reparar. Pasó su tiempo de actuar.

La inacción puede convertirse en la “acción” más dañina hacia nosotros mismos, negándonos la mirada en perspectiva de la situación/realidad a la cual se pretende llegar. Al aplazar, entonces, también postergamos el compromiso con nosotros mismos y los proyectos más profundos y significativos de la propia vida. Nada más errado que cerrar los ojos, cruzar los brazos y postergar. Nada más alejado de la vida y de la creación. Sin embargo, hay otros desenlaces posibles.

La vida de una organización puede, en este aspecto, compararse a la de un individuo, que puede elegir hacerse responsable o no de su destino.
Cuando por fin logramos observarnos y advertimos estar presos en el mecanismo de la postergación, es el momento en que podemos actuar, pedir ayuda, comenzar a solucionar, a intervenir en la realidad, como verdaderos sujetos, dejando de estar entregados a un destino de derrota y fracaso, deshaciéndonos de la resignación frente a lo que no nos gusta ni queremos para nosotros y nuestra empresa.

Pedir ayuda profesional es un gran comienzo. Poner manos a la obra es el comienzo de la solución. Una nueva etapa, cuando todavía queda mucho del día.
  CAPS Consultores: caps.org.ar- Director Leonardo Glikin
CAPS Empresa & Familia Consultores: caps-empresas.org.ar CAPS Heredantes Consultores: caps-heredantes.org.ar
CAPS Exiting Consultores - dejar la pyme: exiting.com.ar CAPS Planificación Financiera Consultores: caps-financialplan.org.ar
CAPS Buen Divorcio Consultores: buendivorcio.com.ar CAPS Parejas Consultores: caps-parejas.org.ar
Glikin & Asociados Abogados: glikin-abogados.com.ar Centro de Formación Pymes
Pensar el presente con visión de futuro

Actividades in company en todo el país, y en nuestra sede.
CasaCaps - Centro de Formación Pymes
Buenos Aires, República Argentina - Tel.: (54 11) 4371-3232 - comunicaciones@caps.com.ar